Salud de los hombres

¿Puede curarse la hepatitis B por completo: síntomas y terapia?

Pin
Send
Share
Send
Send


Antes de aprender cómo se transmite la hepatitis B, los síntomas y el tratamiento de la enfermedad, veamos qué es. La enfermedad tiene una naturaleza viral. Al entrar en el cuerpo humano, el agente causal de la enfermedad tiene un efecto destructivo en varios órganos. El tejido hepático, que se ve afectado por una infección viral a nivel microscópico, es el que más sufre. La enfermedad puede ocurrir sin síntomas pronunciados, así como con efectos notables en la salud. En el caso de la transformación en la etapa crónica, el virus de la hepatitis B provoca el desarrollo de tumores malignos, así como cirrosis hepática.

Grupos de riesgo

La práctica muestra que las siguientes categorías de población están en riesgo de contraer hepatitis B:

  • Personas que son ilegibles en la elección de parejas sexuales.
  • Hombres que prefieren las relaciones homosexuales.
  • Personas que toman drogas por inyección.
  • Miembros de la familia de una persona infectada con hepatitis crónica.
  • Médicos que tienen el deber de estar rodeados de personas infectadas con el virus.
  • Niños nacidos de madres infectadas.
  • Pacientes gravemente enfermos que requieren trasplantes de órganos, así como personas que necesitan transfusiones de sangre con frecuencia.

¿Cuáles son las posibilidades de no contraer hepatitis B si está infectado con un virus?

La protección absoluta contra la hepatitis B está disponible solo en personas previamente enfermas, así como en personas que han recibido la vacuna previa. En otras situaciones, la derrota del cuerpo con un patógeno viral es casi inevitable.

A los recién nacidos que se han desarrollado en el útero de una madre infectada se les inyecta una inmunoglobulina específica. La sustancia garantiza la protección contra la hepatitis B en el 85-95% de los casos. Pero solo bajo la condición de que en el futuro se realicen re-vacunaciones.

La inmunoglobulina contra la hepatitis B también se puede ofrecer a los adultos. A menudo se recurre a esta solución cuando el riesgo de infección es alto cuando aún no se ha producido la infección. Por ejemplo, la sustancia a menudo se introduce en el cuerpo de personas que se ven obligadas a estar en contacto cercano con los pacientes. Si hay una inmunoglobulina especial en el cuerpo de un adulto, la probabilidad de desarrollar hepatitis B se reduce significativamente.

Clasificación

Se distinguen las siguientes formas de la enfermedad:

  1. Hepatitis B fulminante: durante unas pocas horas después de la infección con un virus, se produce una inflamación del tejido cerebral en los seres humanos. Entonces, inevitablemente, sigue un coma. Las muertes en personas que han sufrido hepatitis en esta forma, se producen después de un breve período de tiempo.
  2. Agudo - procede en varias etapas. En primer lugar, una persona infectada comienza a sentir un malestar general. Entonces la piel se vuelve amarillenta. En ausencia de diagnóstico y asistencia adecuada, la hepatitis B aguda tiene el efecto más negativo en el funcionamiento del hígado, hasta la falla completa del órgano.
  3. La infección crónica - viral se convierte en una forma actual en unos pocos meses. Este segmento es el período de incubación. Tan pronto como el patógeno de la enfermedad se asienta en el cuerpo, la persona comienza a sufrir síntomas característicos.

Maneras de transferir

¿Cómo se transmite la hepatitis B? El agente causal de la enfermedad es capaz de ingresar al cuerpo de una persona sana solo con el material biológico infectado del paciente. Entonces, ¿cómo se transmite la hepatitis B?

  1. A través del sexo, la persona infectada tiene un patógeno viral no solo en la sangre. La infección se encuentra en otros fluidos corporales y productos de desecho. En particular, el virus está contenido en el semen masculino y en los secretos vaginales femeninos. Por lo tanto, las relaciones sexuales sin protección aumentan significativamente la probabilidad de contraer hepatitis B.
  2. A través de la saliva, si una persona sana tiene daño en los tejidos de la boca, un beso profundo puede causar una infección.
  3. A través de la sangre es la forma más común de infección. Muchas personas que no saben cómo se transmite la hepatitis B se infectan por inyección con jeringas cuando se vuelven a usar. También es a menudo la causa de la transfusión de sangre infectada. ¿La hepatitis B se transmite a través de la sangre por contacto? El riesgo de contraer un virus está presente cuando se esteriliza un equipo médico insuficiente. Además, el contacto con la sangre infectada puede ocurrir en salones de belleza, donde se realiza manicura, tatuajes.
  4. En el parto, en este caso, el niño puede infectarse si la madre actúa como portadora del patógeno viral.

Así que descubrimos si la hepatitis B se transmite a través de formas sexuales y otras formas comunes. Vale la pena señalar que el patógeno viral puede mantener la actividad durante mucho tiempo incluso en sangre seca. Después de todo, tal infección tiene una mayor resistencia a factores ambientales agresivos, en particular, a altas y bajas temperaturas. Por lo tanto, es extremadamente importante recordar cómo la hepatitis B se transmite de persona a persona y de todas las formas posibles para protegerse de factores peligrosos.

¿Es posible la contaminación en los contactos domésticos?

¿La hepatitis B se transmite a través de la interacción con elementos infectados en la vida cotidiana? El virus se encuentra en los productos de la actividad humana: heces y orina, saliva, líquido lagrimal, secreciones sexuales. El riesgo de infección ocurre cuando entran en contacto con ellos, pero solo si hay daños en la piel humana o en las membranas mucosas. A pesar de la posibilidad de tal método de transmisión del virus, la probabilidad de infección es extremadamente pequeña. Estos casos se registran con mayor frecuencia entre los niños que tienen un sistema inmunológico débil.

Los investigadores confirman que la hepatitis B no es capaz de atacar el cuerpo a través de la piel holística. Esto significa que la infección no se transmite al comer alimentos contaminados, al entrar en contacto con artículos del hogar, a través de una conversación. Por lo tanto, una persona enferma casi no corre peligro para los demás. La exclusión social de las personas afectadas por el virus es una medida opcional para prevenir su propagación.

Sintomatologia

Una vez que hayamos descubierto la forma en que se transmite la hepatitis B, veamos los síntomas característicos de la enfermedad. La mayoría de las personas infectadas durante mucho tiempo no siente absolutamente ninguna molestia. A menudo, es posible detectar un patógeno viral por casualidad, en el curso de pruebas de laboratorio, antes del examen médico o el registro de mujeres embarazadas.

La hepatitis B a menudo se hace sentir por un corto tiempo después de la infección. Los siguientes síntomas pueden ocurrir:

  • Ataques de náuseas.
  • Sensación de fatiga crónica.
  • Aumento de la temperatura corporal.
  • Malestar general.
  • La migraña fuerte.
  • El desarrollo de la ictericia.
  • Coloración amarillenta de las proteínas del ojo, palmas, membranas mucosas.
  • Cambiar el tono de la orina a más oscuro.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Pérdida del apetito.
  • Decoloración de las heces.
  • La sensación de pesadez en el hipocondrio derecho.
  • Escalofríos, tos, rinitis.

Si la enfermedad se vuelve crónica, la persona, además de los síntomas anteriores, comienza a sufrir insuficiencia hepática. Durante este período, una intoxicación general del organismo. En ausencia de una respuesta oportuna al problema y un tratamiento adecuado, el daño crítico al sistema nervioso es inevitable, seguido de un resultado letal.

Diagnósticos

Si una persona sabe cómo se transmite la hepatitis B, los síntomas de la enfermedad y observa signos característicos en sí mismos, es importante que se examine de inmediato en una institución médica. Disputar o confirmar el diagnóstico decepcionante permite tales pruebas:

  • Análisis de orina
  • El estudio de la composición bioquímica de la sangre.
  • Revise los fluidos corporales para detectar la presencia de un antígeno del virus.
  • Inmunograma
  • Biopsia de hígado.

La acción principal del médico para diagnosticar la hepatitis B es la prescripción de medidas al paciente para eliminar una gran cantidad de toxinas del cuerpo. Muy a menudo para estos fines, se prescribe el uso diario de agua pura en cantidades significativas. También se puede utilizar la introducción en el cuerpo de formulaciones farmacológicas especiales por gotitas.

Si la hepatitis B ha pasado a la forma crónica, se prescribe a los pacientes una terapia médica compleja:

  • Agentes farmacológicos antivirales: destruyen el agente causante de la enfermedad.
  • Interferones - retardan la destrucción del tejido hepático.
  • Inmunomoduladores: contribuyen a la activación de las funciones protectoras del cuerpo.
  • Hepatoprotectores: proporcionan la resistencia de las células hepáticas a los efectos patológicos del patógeno viral.
  • Los complejos minerales y vitamínicos contribuyen al apoyo general y al fortalecimiento del cuerpo durante el tratamiento.

En conclusión

Como puede ver, hay muchas formas que le permiten protegerse del desarrollo de la enfermedad. En primer lugar, siempre debe recordar cómo se transmite la hepatitis B. Puede protegerse de la infección realizando una vacunación oportuna. Para prevenir daños al cuerpo por el virus de la hepatitis, es extremadamente importante mantener un estilo de vida saludable, observar la higiene, evitar el contacto con material biológico extraño y donar sangre periódicamente para su análisis.

Características y formas de la enfermedad.

La hepatitis B es una infección viral antroponótica, cuyo agente causante, cuando se libera en el cuerpo, tiene un efecto negativo en el nivel microcelular. La enfermedad puede ocurrir oculta o acompañada de síntomas severos, y su forma crónica a menudo resulta en cirrosis o cáncer de hígado.

En MBC-10, a la enfermedad se le asigna el código B16, perteneciente al grupo de hepatitis viral.

El peligro del virus de la hepatitis B se debe a su efecto dañino sobre el hígado y su alta resistencia a la destrucción. Este microorganismo es capaz de soportar el calentamiento a 160 ºC durante 1 hora, hervir y congelar repetidamente, exposición prolongada a un ambiente ácido. Se entiende poco, ya que no es susceptible de dilución en el laboratorio. Después de ingresar al cuerpo, el virus de la hepatitis B penetra en todos los medios líquidos, cien veces más infeccioso que todas las ETS, incluido el VIH.

La hepatitis B viral puede ocurrir en diferentes formas:

  • fulminante - se desarrolla en unas pocas horas, causando la hinchazón del cerebro y a quién,
  • aguda: consta de varias etapas, la última de las cuales termina en insuficiencia hepática,
  • crónica: ocurre después de un período de incubación de 1 a 6 meses después de la infección.

La enfermedad más difícil ocurre en la infancia y la adolescencia, así como en las mujeres embarazadas. Estas categorías de pacientes tienen una alta probabilidad de cronicidad, pueden desarrollar insuficiencia renal, en mujeres embarazadas: desprendimiento de la placenta y muerte fetal.

Este video proporciona información sobre esta enfermedad, cómo tratarla y prevenirla.

Formas de infección

El virus de la hepatitis B se puede infectar cuando los fluidos biológicos de una persona infectada entran directamente en la sangre o en la superficie dañada de la piel y las membranas mucosas. Para la infección, es suficiente una cantidad mínima de sangre, saliva, orina, semen, secreciones vaginales u otros medios similares que contengan el virus.

Presta atencion La hepatitis B y el trabajo son compatibles, pero deben considerarse las restricciones a la elección de profesión. Aunque no existe una ley oficial que prohíba que un portador de virus trabaje, una persona infectada debe entender su responsabilidad y descartar la posibilidad de infectar a otras personas.

Para los trabajadores de restauración, educación y salud, se coloca una marca sobre las enfermedades en los libros de medicina. Pero incluso si existe, la legislación no contempla la negativa a contratar o despedir a un empleado con hepatitis B, ya que debe cumplir con las normas de seguridad para prevenir la infección de quienes lo rodean.

Si es necesario, la cuestión de la idoneidad profesional de un empleado con hepatitis B debe decidirse individualmente sobre la base de una orden del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Federación de Rusia de 12.04. No. 302n y conclusiones de la comisión médica. De acuerdo con esta ley regulatoria, los empleados y candidatos para una vacante con hepatitis crónica no tienen permitido realizar trabajos peligrosos y peligrosos, así como trabajos que requieran exámenes médicos.

Las variantes más comunes de la infección por hepatitis B son:

  • Cualquier intervención quirúrgica, desde autopsias menores hasta operaciones abdominales, si se realizan con instrumentos no estériles.
  • procedimientos de salón de belleza, que se llevan a cabo utilizando dispositivos no desinfectados,
  • Saneamiento de la cavidad bucal, tratamiento dental con instrumentos no estériles.
  • Uso de artículos de higiene personal simultáneamente con el portador del virus.
  • una infusión de sangre y sus derivados que contienen el virus,
  • inyección con una jeringa infectada, inyección aleatoria con la misma aguja,
  • Besos profundos, relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada.

La hepatitis B puede transmitirse al recién nacido durante el proceso del parto o mientras alimenta a la madre infectada con la leche materna.

Los grupos de riesgo de infección incluyen:

  • profesionales medicos
  • pacientes en hemodiálisis
  • Asistentes de laboratorio que trabajan con hemoderivados.
  • Alumnos y empleados de orfanatos.
  • niños nacidos de madres infectadas
  • miembros de la familia del portador del virus,
  • Turistas frecuentan África y el sudeste asiático
  • Personas del estilo de vida antisocial (con adicción a las drogas, homosexualidad, cambio frecuente de parejas sexuales).

Estas categorías de la población pueden infectarse fácilmente con el virus de la hepatitis B, por lo que necesitan vacunas y supervisión médica constante.

Además, las personas con inmunidad débil son susceptibles al virus de la hepatitis B, especialmente aquellas con malos hábitos, que han tenido una enfermedad grave, tienen un trastorno metabólico, deficiencia de vitaminas, etc.

Cuando se detecta la hepatitis B, el paciente o el portador no necesitan aislamiento de la sociedad, ya que el virus no se transmite durante la comunicación normal o por el aire. Todas las personas que estén en contacto con dicha persona deben observar precaución e higiene personal.

Presta atencion La hepatitis B está incluida en la lista de enfermedades que sugieren la exención de la conscripción. En la forma crónica de la enfermedad, se requieren procedimientos regulares, lo cual es imposible en las condiciones del servicio militar.

Si la hepatitis B se desarrolla en su forma habitual, entonces la cuestión de la conscripción se decide de manera individual dependiendo del estado del paciente y la ley marcial en el país.

Etapa latente (periodo de incubación)

La duración de la incubación depende directamente de la cantidad de virus que ha entrado en el cuerpo y la edad de la víctima. El desarrollo de la hepatitis B ocurre con la mayor velocidad cuando se infecta de sangre infectada o sus preparaciones inyectadas en una vena. En esta situación, el período de incubación es de 2 meses como máximo. Cuando se infecta por pinchazos en un músculo o por una ruta doméstica, la etapa latente puede durar 6 meses.

El período de incubación más corto se observa cuando se infectan niños:

  • a los seis meses de edad, es de 2 a 5 días,
  • en la adolescencia - 30–45 días.

La etapa latente transcurre sin síntomas, el virus se multiplica y los primeros signos de infección aparecen en la etapa final del período de incubación. En este caso, puede experimentar los siguientes síntomas:

  • deterioro de la salud,
  • dolores de cabeza y musculares
  • hipertermia

El aumento de los síntomas ocurre lentamente, recordando el curso de ARVI.

En la etapa de incubación, el virus no se detecta. Al mismo tiempo, el nivel de leucocitos aumenta y se desarrolla una linfocitosis, pero el indicador de ESR no va más allá del rango normal.

Etapa temprana (inicial)

El cuadro clínico inicial de la aparición de la enfermedad se manifiesta por varios síntomas característicos:

  • depresión sin causa, apatía,
  • pérdida del apetito, sabor amargo,
  • liberación repentina involuntaria de gas del estómago a la boca,
  • diarrea persistente o estreñimiento persistente
  • dolores en todo el cuerpo,
  • Manchas de hemorragias en la piel en todo el cuerpo, pero más en la parte superior,
  • en lactantes - regurgitación regular.

Al mismo tiempo, la fase inicial se caracteriza por una gran variedad de manifestaciones: estos signos pueden aparecer individualmente, en cualquier combinación o completamente ausentes.

Después de algún tiempo, hay sensaciones dolorosas en el hipocondrio derecho y en el síndrome de náuseas y vómitos. La silla generalmente se aligera, y la orina, por el contrario, se oscurece. Al sondear el hígado, es posible determinar un aumento significativo en su tamaño, lo que indica daño a los órganos. Es un aumento y dolor en el hígado que más caracteriza el desarrollo de la etapa temprana de la hepatitis B. En algunas situaciones, el bazo puede aumentar.

La duración de esta fase varía de 3-5 horas a 2-3 semanas. En algunos pacientes, la enfermedad avanza sin un período temprano, e inmediatamente comienza con la etapa de ictericia.

Fase ictérica

Un síntoma característico de la ictericia es un aligeramiento dramático de las heces y el oscurecimiento de la orina en un contexto de deterioro significativo de la salud, fiebre, dolor en el hipocondrio derecho, náuseas y vómitos.

Указанные признаки часто сопровождаются дополнительной симптоматикой, включающей:

  • вялость, апатию, быструю утомляемость,
  • тошноту, горькую отрыжку,
  • зловонное дыхание,
  • Coloración amarillenta de la piel y esclerótica.
  • dolor muscular y articular

Atencion La aparición de un empeoramiento del ritmo cardíaco, dificultad para respirar y disminución de la presión arterial en el fondo de estos síntomas puede indicar la aparición de un coma renal. En este caso, una necesidad urgente de buscar atención médica.

Ante la ausencia de complicaciones, la etapa ictérica termina con una crisis biliar. La orina y las heces adquieren un color normal, desaparece el amarilleo de la piel y la esclerótica, mejora el bienestar general y se produce la remisión.

Etapa de remisión

La fase de recuperación comienza en diferentes intervalos de tiempo. En algunos pacientes, la remisión ocurre después de 1-2 meses, en otros, después de seis meses. Los factores determinantes aquí son las características del cuerpo y la corrección del tratamiento. Si todas las citas se realizan correctamente y con claridad, entonces se produce una reducción significativa de los síntomas con bastante rapidez.

Durante este período, es extremadamente importante no violar el régimen y la dieta, de lo contrario comenzará la agravación. En tales casos, todos los signos descritos de ictericia se repiten y se desarrolla una recaída. Si la fase latente no dura mucho tiempo y la enfermedad se manifiesta rápidamente, el tratamiento será inconstante y se producirá una recuperación total en el 95% de los pacientes.

Signos de hepatitis fulminante

Con el aumento de la resistencia del cuerpo, cuando el sistema inmunitario comienza a destruirse junto con el virus y su propio tejido hepático, es posible la transición de la hepatitis B a la forma fulminante. Sus manifestaciones se expresan por los siguientes síntomas:

  • hipertermia (hasta 40 ° C), dolor muscular y articular,
  • Consecuencias de intoxicación y daño hepático rápido.
  • dolor y una sensación de pesadez en el hipocondrio derecho, con dolores apagados que alternan con agudos,
  • síndrome de náusea-vómitos, la presencia en vómito de impurezas de bilis y sangre,
  • Olor hepático de boca, orina y cuerpo.
  • reducción instantánea del tamaño del hígado (más a menudo en unas pocas horas, menos a menudo en unos pocos días),
  • Reducción de la coagulabilidad sanguínea, aparición de hemorragias en la piel y esclerótica.
  • Secreción de sangre por la nariz y las encías.
  • trastornos mentales - aumento de la excitabilidad y la ansiedad, que con el tiempo se reemplaza por la apatía y la somnolencia,
  • Temblor de manos, convulsiones.

A medida que se desarrolla el proceso fulminante, aparecen alteraciones en el corazón y en la actividad respiratoria: el latido del corazón se acelera y comienza la dificultad para respirar. El trabajo de los riñones y el sistema urinario empeora, la micción se vuelve frecuente o, por el contrario, difícil.

La forma maligna de la hepatitis B es tratable, pero con detección oportuna y tratamiento adecuado. El resultado fatal se observa en el 2% de los casos y solo con enfermedad fulminante.

Manifestaciones en los hombres.

Además de los síntomas generales de la enfermedad, hay signos de hepatitis B, característicos de los hombres. Estos incluyen:

  • libido disminuido, impotencia,
  • Proyección del dolor desde el hipocondrio derecho hasta el hombro u omóplato.

La severidad de todos los síntomas puede mejorarse en gran medida por los efectos de los malos hábitos, especialmente el abuso de alcohol. Es la parte masculina de la población que es más susceptible a la hepatitis alcohólica. Este tipo de enfermedad se desarrolla en el contexto de la ingesta prolongada de bebidas que contienen alcohol y agrava significativamente las manifestaciones de la patología.

Síntomas en las mujeres

El virus de la hepatitis B tiene más mujeres que hombres. Esto se debe a las manipulaciones médicas más frecuentes, incluidas las intervenciones quirúrgicas. La enfermedad causa varias consecuencias adicionales para el cuerpo femenino:

  • trastornos menstruales,
  • el aumento de la duración y profusión de la menstruación,
  • flujo irracional de sangre desde la cavidad uterina,
  • reducción de la fertilidad,
  • anorexia

En mujeres embarazadas, la hepatitis B tiene los mismos síntomas de lo normal. Pero su gravedad aumenta con la toxicosis, y luego junto con un aumento en la duración del embarazo. El virus puede transmitirse al niño por vía intrauterina o en el momento del parto.

Signos en niños

La sintomatología de la hepatitis B en niños es similar a la manifestación de infección en adultos, pero es mucho más difícil diagnosticar la enfermedad en un niño pequeño. Debe tenerse en cuenta que se agregan signos adicionales a los síntomas generales de la enfermedad en los bebés:

  • Abdomen agrandado debido a fluido acumulado.
  • hemorragias nasales, hemorragias nasales,
  • desintegración, apatía, inactividad,
  • disminución del apetito
  • erupción parecida a las colmenas,
  • Aumento rápido de la temperatura a 40 ° C,
  • Regurgitación regular.

El mayor peligro de infección con el virus de la hepatitis B es para los recién nacidos y los niños menores de 1 año. En casi la mitad de ellos, la enfermedad se vuelve fulminante.

Que es

La hepatitis B es una enfermedad viral que se caracteriza por un daño primario al hígado y la posible formación de un proceso crónico.

El virus de la hepatitis B (VHB) pertenece a la familia de los agentes patógenos, llamada convencionalmente Hepadnaviridae (hígado hepático latino, ADN de ingeniería, ADN). Viriones de la hepatitis B (partículas de Dane): las estructuras de estructuras esféricas organizadas de forma compleja con un diámetro de 42-45 nm, tienen una cubierta externa y un núcleo denso interno. El ADN del virus es circular, bicatenario, pero tiene una región monocatenaria. El núcleo del virus contiene la enzima ADN polimerasa. Junto con los viriones completos hay formaciones polimórficas y tubulares compuestas únicamente por fragmentos de la capa exterior del virión. Estas son partículas no infecciosas, no defectuosas del ADN.

La reproducción del virus se produce en una de dos opciones posibles: productiva o integradora. En el caso de la reproducción productiva, se forman viriones integradores completos: el ADN se integra con el gen celular. Incrustar el genoma viral o genes individuales cerca del genoma celular conduce a la síntesis de una gran cantidad de partículas virales defectuosas. Se supone que en este caso, la síntesis de proteínas virales no se produce, por lo tanto, la persona no es infecciosa para quienes la rodean, incluso si hay un antígeno de superficie de hepatitis B en la sangre: HBsAg.

¿Cómo se transmite la hepatitis B?

La fuente de infección es una persona enferma en casi cualquier etapa de la enfermedad (incluso antes de la aparición de los síntomas de la enfermedad), así como el portador del virus. Cualquier fluido biológico del paciente es peligroso para otros: sangre y linfa, secreciones vaginales y esperma, saliva, bilis, orina.

La principal vía de transmisión de la hepatitis B es la parenteral, es decir, con varios contactos con la sangre. Esto es posible en las siguientes situaciones:

  • transfusión de sangre o componentes sanguíneos de un donante no examinado,
  • durante el procedimiento médico en la unidad de hemodiálisis,
  • diversas operaciones médicas con instrumentos reutilizables (biopsia de tejido, extracción de dientes y otros procedimientos dentales),
  • el uso de drogas inyectables de una jeringa por varias personas
  • En salones de peluquería en la implementación de procedimientos de manicura y pedicura con instrumentos reutilizables mal esterilizados, durante el tatuaje o la perforación.

El sexo sin protección también es peligroso. El grupo de riesgo para esta enfermedad son los médicos quirúrgicos, las enfermeras de procedimientos y operaciones, los niños nacidos de madres con hepatitis B crónica o los portadores del virus. Cabe señalar que la probabilidad de infección con hepatitis B es bastante grande, incluso con un solo contacto.

Mecanismos de desarrollo de la hepatitis B.

El virus de la hepatitis B cuando entra en el cuerpo se propaga a través del cuerpo y se fija en las células del hígado. El virus en sí no daña las células, pero la activación de los sistemas inmunitarios protectores reconoce las células dañadas por el virus y las ataca.

Cuanto más activo sea el proceso inmunológico, más fuertes serán las manifestaciones. Cuando la destrucción de las células hepáticas dañadas se desarrolla inflamación del hígado - hepatitis. Es en el trabajo del sistema inmunológico que depende el transporte y la transición a la forma crónica.

Se distingue el curso agudo y crónico de la enfermedad, además, el transporte de la hepatitis B se distingue por una variante separada.

  1. La forma aguda puede ocurrir inmediatamente después de la infección, se produce con síntomas clínicos graves y, a veces, con desarrollo fulminante. Hasta el 95% de las personas están completamente curadas, el resto del tiempo es cuando la hepatitis aguda se vuelve crónica, y en los recién nacidos, la enfermedad crónica ocurre en el 90% de los casos.
  2. La forma crónica puede ocurrir después de una hepatitis aguda y puede estar inicialmente sin la fase aguda de la enfermedad. Sus manifestaciones pueden variar de asintomática (portadora del virus) a hepatitis activa con la transición a la cirrosis.

Síntomas de la hepatitis B

Muchos pacientes con hepatitis B no tienen síntomas durante mucho tiempo. Es posible identificar el virus solo cuando se realizan pruebas de laboratorio de la sangre necesaria para el examen clínico o el registro para el embarazo. En tales casos, se realiza un análisis especial: un análisis de sangre para identificar el "antígeno australiano".

Cuando la hepatitis B que se está desarrollando en el cuerpo humano tiene signos externos, se pueden observar los siguientes síntomas en los pacientes:

  1. Náusea
  2. Mareo
  3. Fatiga
  4. Rinitis
  5. Aumento de la temperatura corporal (a menudo la temperatura alcanza los 39-40 grados),
  6. Tos
  7. Debilidad general
  8. Dolor en la nasofaringe,
  9. Dolores de cabeza severos
  10. Decoloración de la piel (amarillez).
  11. Coloración amarillenta de las membranas mucosas, esclerótica oftálmica, palmas,
  12. Decoloración de la orina (comienza a formar espuma y el color se parece a la cerveza oscura o al té fuerte).
  13. Dolor en las articulaciones.
  14. Pérdida del apetito
  15. El cambio de color de las heces (se decolora),
  16. Pesadez en hipocondrio derecho.
  17. Escalofríos

Cuando la hepatitis B entra en la etapa crónica, además de los síntomas principales, los pacientes desarrollan signos de insuficiencia hepática, contra los cuales se produce la intoxicación del organismo. Si el paciente no se somete a un tratamiento integral en esta etapa del desarrollo de la enfermedad, tendrá una lesión del sistema nervioso central.

Naturaleza del flujo.

Por la naturaleza del curso de la hepatitis B se divide en:

Los médicos y científicos argumentan que no siempre el virus que entró al cuerpo causa la hepatitis. Si una persona tiene un sistema inmunológico fuerte, el virus no es peligroso para él, aunque otros pueden infectarse. La OMS señala que hay varios cientos de millones de portadores potenciales de virus en el mundo que ni siquiera son conscientes de esto.

Complicaciones de la hepatitis B

La complicación más frecuente es el daño al tracto biliar: en 12-15% de los convalecientes.

Una complicación frecuente de la cirrosis crónica por hepatitis B es la presencia de numerosas manifestaciones extrahepáticas: colitis, pancreatitis, artralias, lesiones vasculares, sangrado de las venas de un toricoscele. El coma hepático con cirrosis es de tipo porto-caval o mixto. La hepatitis B crónica persistente puede ser arrastrada por muchas rocas con remisiones prolongadas. “La mortalidad de los pacientes con hepatitis B crónica activa y cirrosis hepática es alta, principalmente en los primeros 5 a 10 años de la enfermedad.

Pronóstico La mortalidad es 0,1-0,3%, asociada con la forma maligna (fulminante) de la enfermedad. La hepatitis B crónica se presenta en aproximadamente el 10% de los pacientes y la cirrosis en el 0,6% de los pacientes. La mayoría de los casos de hepatitis B crónica se asocian con antecedentes de enfermedad anictérica.

Hepatitis B Crónica

En aquellos casos en que la hepatitis crónica no es un resultado agudo, el inicio de la enfermedad ocurre gradualmente, la enfermedad aparece gradualmente, a menudo el paciente no puede decir cuándo aparecieron los primeros signos de la enfermedad.

  1. El primer signo de la hepatitis B es la fatiga, que aumenta gradualmente, acompañada de debilidad y somnolencia. A menudo, los pacientes no pueden levantarse por la mañana.
  2. Existe una violación del ciclo sueño-vigilia: la somnolencia diurna da paso al insomnio nocturno.
  3. Se adjunta falta de apetito, náuseas, distensión abdominal, vómitos.
  4. Aparece ictericia. Al igual que con la forma aguda, primero se produce el oscurecimiento de la orina, luego el amarilleo de la esclerótica y las membranas mucosas, y luego la piel. La ictericia en la hepatitis B crónica es persistente o recurrente (recurrente).

La hepatitis B crónica puede ser asintomática, sin embargo, al igual que con las exacerbaciones asintomáticas y frecuentes, se pueden presentar numerosas complicaciones y efectos adversos de la hepatitis B.

Cómo tratar la hepatitis B

En la mayoría de los casos, la hepatitis B aguda no requiere tratamiento, ya que la mayoría de los adultos enfrentan esta infección por sí solos sin el uso de medicamentos. El tratamiento antiviral temprano puede requerir menos del 1% de los pacientes: pacientes con infección agresiva.

Si durante el desarrollo del tratamiento de la hepatitis B se lleva a cabo en el hogar, que a veces se practica con un curso leve de la enfermedad y la posibilidad de un control médico constante, debe seguir algunas reglas:

  1. Beba muchos líquidos, lo que ayuda a desintoxicarse, eliminando toxinas del cuerpo y previniendo la deshidratación, que puede desarrollarse en el contexto de abundantes vómitos.
  2. No use medicamentos sin una receta médica: muchos medicamentos tienen un efecto negativo en el hígado, su uso puede conducir a un deterioro a la velocidad de un rayo en el curso de la enfermedad.
  3. No beba alcohol.
  4. Es necesario comer adecuadamente: la comida debe ser alta en calorías, es necesario adherirse a una dieta terapéutica.
  5. No se debe abusar del ejercicio: la actividad física debe corresponder al estado general.
  6. Ante la aparición de nuevos síntomas inusuales, llame inmediatamente a un médico.

Tratamiento farmacológico con hepatitis B:

  1. La base del tratamiento es la terapia de desintoxicación: la administración intravenosa de ciertas soluciones para acelerar la eliminación de toxinas y repone el líquido perdido con vómitos y diarrea.
  2. Preparaciones para reducir la función de absorción del intestino. En el intestino, se forma una masa de toxinas, cuya absorción en la sangre durante el trabajo ineficaz del hígado es extremadamente peligrosa.
  3. El interferón α es un agente antiviral. Sin embargo, su efectividad depende de la tasa de reproducción del virus, es decir, actividad de infeccion

Otros métodos de tratamiento, incluidos varios medicamentos antivirales, tienen una eficacia limitada con un alto costo de tratamiento.

¿Cómo evitar la infección?

Prevención, tanto específica (vacunación) como no específica, dirigida a interrumpir las rutas de transmisión: corrección del comportamiento humano, uso de herramientas únicas, observancia cuidadosa de las normas de higiene en la vida, restricción de transfusiones de fluidos biológicos, uso de desinfectantes efectivos, la única pareja sexual sana o De lo contrario, el sexo protegido (este último no ofrece una garantía del 100% de no invasividad, ya que en cualquier caso existe un contacto sin protección con otras fuentes biológicas. socios de la pareja - saliva, sudor, etc.).

La vacunación es ampliamente utilizada para prevenir infecciones. La vacunación de rutina es aceptada en casi todos los países del mundo. La OMS recomienda comenzar a vacunar a un niño el primer día después del nacimiento, niños no vacunados en edad escolar, así como personas de grupos de riesgo: grupos profesionales (médicos, servicios de emergencia, militares, etc.), personas con preferencias sexuales no tradicionales, drogadictos, pacientes que a menudo reciben drogas. personas que están en hemodiálisis programada, parejas en las que uno de los miembros es un virus infectado y algunos otros. La vacuna generalmente se usa para la vacuna contra el virus de la hepatitis B, que es un blanco Partículas virales, llamadas. Antígeno HBs. En algunos países (por ejemplo, en China) se utiliza la vacuna de plasma. Ambos tipos de vacunas son seguras y altamente efectivas. Un curso de vacunación generalmente consiste en tres dosis de la vacuna administrada por vía intramuscular en un intervalo de tiempo.

La efectividad de la vacunación de los recién nacidos de madres infectadas, siempre que la primera dosis se administrara en las primeras 12 horas de vida, hasta el 95%. La vacunación de emergencia en contacto cercano con una persona infectada, si la sangre infectada ingresa a la sangre de una persona sana, a veces se combina con la introducción de una inmunoglobulina específica, que en teoría debería aumentar las posibilidades de que no se desarrolle la hepatitis.

La guía en el Reino Unido establece que las personas que han sido inmunizadas mediante la vacunación (inicialmente inmunizadas) necesitan protección adicional (esto se aplica a las personas en riesgo de infectarse con hepatitis B). Se recomienda que conserven la inmunidad contra el virus de la hepatitis B, revacunación repetida, una vez cada cinco años.

Características de la enfermedad.

En primer lugar, denotamos que el virus de la hepatitis B durante mucho tiempo puede conservar su actividad en cualquier fluido humano biológico. Incluso en una gota de sangre secada hace unos días, es contagiosa.

Los más susceptibles a la infección son los adultos de entre 20 y 50 años, ya que a esta edad la vacuna debilita su efecto. Los niños vacunados prácticamente no sufren de esta peligrosa enfermedad. Y si está infectada, la enfermedad es leve y no pasa a la etapa crónica.

El período de incubación de la hepatitis B es de uno a seis meses, dependiendo del estado de inmunidad de la persona infectada. Cuanto más fuerte sea la salud, más tiempo se desarrollará y ganará impulso el virus malicioso.

Del mismo modo con los síntomas. В ослабленном организме болезнь быстро и тихо прогрессирует, переходя в хроническую форму, не вызывая острой клинической картины. Тогда как при сильном иммунитете «борьба с врагом может закончиться полной победой человека». Причем при адекватном и своевременном лечении – полной.

La diferencia entre la hepatitis B y la hepatitis A es que esta última ocurre en forma aguda, responde bien al tratamiento (en el caso de un recurso de ayuda oportuno) y no es crónica.

Instituciones medicas

A la pregunta de si puede contraer hepatitis B en el hospital, la respuesta, desafortunadamente, será sí. ¿Cómo exactamente?

  • Al realizar procedimientos dentales, si las herramientas no están suficientemente procesadas.
  • Durante la cirugía por las mismas razones.
  • Cuando transfunde sangre o sus componentes que no hayan pasado la prueba apropiada.

Estos son casos extremadamente raros, ya que los instrumentos en las instituciones médicas modernas son prácticamente todos desechables. Y si hay algún uso repetido, los métodos de desinfección son más que suficientes.

Se requiere que la sangre donada se analice para detectar la presencia de todas las posibles enfermedades transmitidas a través de este fluido biológico.

Si hay infecciones de esta manera, entonces estamos hablando de la negligencia oficial del personal responsable de llevar a cabo ciertas actividades.

Bebé mamá

Las mujeres embarazadas están interesadas en saber si los niños se enferman de madres portadoras o enfermas. La respuesta es ambigua, ya que hay matices.

En el estómago de la madre, el futuro hombrecito está protegido por la barrera placentaria, que no permite que entren agentes nocivos en el feto. Pero en caso de violación de la integridad de la placenta debido a diversos factores, la infección en el útero todavía es posible.

Una forma más probable de transmitir el virus de la madre al bebé es dar a luz. Cuando el bebé pasa por el canal de parto, la piel se puede romper y la infección ocurrirá.

La lactancia materna se considera segura solo si no hay grietas en los pezones lactantes, desde los cuales se puede liberar sangre o material de suero.

Si la futura madre tiene el virus de la hepatitis B encontrado en la sangre, como norma, es obligatorio vacunar al bebé después del nacimiento de acuerdo con un esquema especial. Esto hace posible evitar una enfermedad que a una edad tan tierna se vuelve crónica y causa muchas complicaciones.

Cuadro clinico

La vacuna contra la hepatitis B cumple su función y, en la mayoría de los casos, hasta los 20 años de edad, las personas vacunadas no se enferman en absoluto ni sufren una enfermedad de forma muy leve. Otro polo de la vacunación es el hecho de que incluso con la incidencia de hepatitis crónica no se desarrolla. Aunque las personas que han estado enfermas con esta enfermedad deben seguir ciertas reglas para que la calidad de vida no sufra. De hecho, en el hígado en cierta medida sufren cambios irreversibles.

El período de incubación para la hepatitis B es bastante grande y puede depender de varios factores, desde un mes o dos a seis meses. Todo este tiempo, una persona se siente saludable y llena de fuerza, pero ya representa un peligro para los demás, ya que es contagioso.

Para detectar la presencia de un virus en la sangre por un método de laboratorio es posible solo un mes y medio después de la infección. Y sentir los primeros síntomas - solo después de tres meses.

Signos inespecíficos de patología.

El peligro de la enfermedad radica en el hecho de que en una etapa temprana los síntomas están ausentes como tales o se manifiestan con un patrón general característico de muchas enfermedades. A menudo no prestan especial atención, eliminando el malestar habitual o el exceso de trabajo.

Pero es en esta etapa que la enfermedad se puede tratar de manera muy efectiva, no causa complicaciones y no es crónica. Se puede observar:

  • debilidad general sin causa
  • somnolencia constante,
  • perdida del apetito
  • apatía, que puede ser reemplazada por destellos de irritación,
  • Fatiga incluso con menor estrés físico o mental.

¿No es muy similar a las manifestaciones del síndrome de fatiga crónica, sobrecarga nerviosa o fatiga banal?

Síntomas crecientes

El rápido desarrollo de la infección del hígado se caracteriza por signos similares a las manifestaciones de los resfriados:

  • un ligero aumento de la temperatura corporal (indicadores de bajo grado),
  • dolor de cabeza transitorio, a veces mareos,
  • Dolor muscular incluso en reposo.

En solo un par de días, los signos específicos de hepatitis se unen, que no se pueden confundir con ningún otro:

  • dolor en el hipocondrio derecho en la proyección del hígado (es bastante intenso, con el tiempo comienza a devolver en el mismo lugar),
  • La ictericia se manifiesta. Inicialmente, la esclerótica y las palmas se vuelven amarillas, el proceso se extiende gradualmente a todo el cuerpo,
  • la orina se convierte en el color de la cerveza y las heces se decoloran (heces calcáreas).

Esta imagen indica que la fase aguda de la enfermedad ha comenzado. Se requiere hospitalización en el departamento de enfermedades infecciosas. Aunque muchos pacientes después de la ictericia se sienten mejor y simplemente pueden ignorar todos los otros síntomas. Y en este caso, podemos esperar la patología de transición en una forma crónica o el desarrollo de complicaciones graves.

Manifestaciones tardías

Los síntomas en la etapa de aparición de las complicaciones dependerán del grado de daño hepático. Se desarrolla insuficiencia hepática e intoxicación general del cuerpo.

Si el paciente en esta etapa no recibe la asistencia adecuada, es posible que se desarrolle daño cerebral y que el sistema nervioso se descomponga.

Medidas de diagnostico

En el caso de que aparezcan síntomas similares al cuadro clínico de la hepatitis, el especialista deberá realizar ciertas pruebas y estudios para confirmar o negar el diagnóstico. Incluso si hay síntomas específicos, todas las actividades de diagnóstico se llevan a cabo en su totalidad.

  • El médico primero recopila una anamnesis, que incluye información sobre el momento del cambio en la salud, la aparición de los primeros síntomas de malestar perceptible, la presencia de familiares con problemas similares o pacientes con un diagnóstico establecido.
  • A continuación se realiza una inspección visual del paciente, palpación del abdomen con especial atención a la proyección del hígado.
  • Es obligatorio establecer un diagnóstico por ultrasonido para determinar los cambios en los tejidos del órgano, establecer el tamaño del hígado y la propagación de la patología al tracto biliar.
  • Las pruebas de laboratorio incluyen pruebas de sangre (desarrolladas en general con la fórmula, bioquímica, marcadores de hepatitis). También se proporciona una prueba de orina.

Solo después de recibir todos los resultados de los estudios de diagnóstico, el médico puede hacer un diagnóstico y prescribir el tratamiento adecuado. Generalmente, todas las medidas terapéuticas en el caso de un curso grave de la patología se realizan en el entorno hospitalario del departamento de enfermedades infecciosas.

Características del tratamiento

En el 80% de los casos, la hepatitis B está completamente curada. Y solo el 20% se vuelve crónica.

Si una vacuna se ha administrado previamente, la enfermedad será leve. En este caso, al paciente se le prescribe un tratamiento ambulatorio, que consiste en hepatoprotectores, complejos vitamínicos y nutrición dietética. Se recomienda reducir el esfuerzo físico, los deportes, incluido el ejercicio físico y otros tipos.

Cuando se detecta un virus en la sangre, pero en ausencia de síntomas brillantes, un curso anictérico del período agudo, el tratamiento puede ser ambulatorio. También se prescriben hepatoprotectores, multivitaminas y dieta. Es obligatorio excluir el ejercicio.

El tiempo de tratamiento depende completamente de las características individuales del organismo de cada paciente. Algunas veces toma un mes o dos, y otras veces toma al menos seis meses. La recuperación está indicada por la ausencia de un virus en la sangre del paciente.

Este régimen de tratamiento se recomienda para pacientes con una severidad leve a moderada de la patología. En el caso de enfermedad grave, se requiere hospitalización.

Si la enfermedad es crónica, al paciente se le prescribe un ciclo semestral de medicamentos antivirales. Después de eso, se toman pruebas y se ajusta el tratamiento adicional.

En el caso de una cura para la enfermedad, la persona no volverá a enfermarse, ya que se produce una fuerte inmunidad por el resto de su vida.

Aunque según algunos científicos, la enfermedad no se cura, sino que permanece en la etapa de remisión estable sin manifestaciones clínicas incluso en los análisis de sangre. Es decir, tal vez no una reinfección, sino una recaída de la enfermedad con un nuevo virus. Esta tesis es controvertida en los círculos científicos médicos y no está probada al cien por cien.

Si la enfermedad avanza de forma crónica, es necesario seguir estrictamente todas las prescripciones del médico. La comida dietética es para el resto de tu vida. La actividad física intensa está contraindicada en principio. El alcohol está completamente excluido.

Al hacer todo "como lo ordenó el médico", puede vivir una larga vida sin experimentar ningún problema de salud especial.

Los resultados letales en presencia de hepatitis B se producen no por la patología en sí, sino por el desarrollo de complicaciones como la cirrosis y el cáncer de hígado.

Disipar mitos

Hay muchos mitos en torno a una patología como la hepatitis B (no menos que en torno al VIH / SIDA). Algunos de ellos resultan ser ciertos. Pero muchos son una ilusión peligrosa, que puede costar, en el mejor de los casos, la comunicación con una buena persona (incluso una persona enferma) y, en el peor, una amenaza para la propia salud.

  • Es imposible a priori obtener la hepatitis A a priori, si una persona no toma drogas (por inyección), no cambia de pareja sexual o utiliza productos de protección de barrera, lleva un estilo de vida saludable y respeta la higiene personal. Este es el mito más común y peligroso sobre la enfermedad. Cualquier persona puede infectarse, ya que el contacto con el biomaterial de una persona enferma puede ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento. (Lea detenidamente sobre las formas de infección de una manera doméstica y en instituciones médicas).
  • Los deportes de contacto para la hepatitis B están estrictamente prohibidos. El segundo mito, al no tener fundamento. Si una persona se siente lo suficientemente bien como para practicar este tipo de deportes y el médico adjunto no le prohíbe esto, entonces ¿por qué no? Pero hay algunas limitaciones: el deporte no debe ser traumático.
  • Es mejor no comunicarse con una persona enferma, porque existe un riesgo real de infección. Recordamos una vez más que el virus se transmite solo con fluidos biológicos. Contacto táctil (con la integridad de la piel): apretón de manos, abrazos amigables y otros toques no son peligrosos. Además, la infección no se transmite por gotitas en el aire. Así que comunícate sobre la salud.
  • La hepatitis B es incurable. Eso no es cierto: con el nivel actual de desarrollo de la medicina, es muy posible, pero necesita buscar ayuda a tiempo para cumplir con todas las prescripciones del médico con respecto a las medicinas y otras prescripciones.

La hepatitis B es una enfermedad muy grave, insidiosa e impredecible. Por lo tanto, el conocimiento y las formas de transmisión, los síntomas en diferentes etapas y las predicciones para el futuro ayudarán a tomar una decisión. Y la solución debe ser una, y es la única correcta: la vacunación ofrece una garantía de seguridad. Si no es por la patología en sí, entonces, desde su transición a la forma crónica y el desarrollo de complicaciones, ciertamente.

Hepatitis B: ¿Qué es?

La hepatitis B (B) es una infección viral, que afecta principalmente al hígado y conduce a la forma crónica progresiva de la enfermedad, el transporte del virus, el desarrollo de cirrosis y el cáncer de hígado.

Los principales signos de la hepatitis B son:

  • náusea
  • perdida del apetito
  • mayor fatiga
  • ictericia
  • malestar en el hipocondrio derecho,
  • orina oscura

¿Cuáles son las características del virus de la hepatitis B?

  1. A los pocos minutos, el virus resiste fácilmente el calentamiento a 100 ºC, la resistencia a la temperatura aumenta si el patógeno se encuentra en el suero.
  2. La congelación repetida no afecta sus propiedades, después de la descongelación seguirá siendo infecciosa.
  3. El virus no se cultiva en el laboratorio, lo que dificulta su estudio.
  4. El microorganismo se encuentra en todos los fluidos biológicos humanos y su capacidad de infección incluso supera al VIH en un factor de cien.

La inactivación del virus se lleva a cabo durante el tratamiento en autoclaves cuando se calienta a 120 ° C durante 45 minutos, o en un horno de calor seco a 180 ° C durante 60 minutos.

El virus muere cuando se expone a desinfectantes químicos: cloramina, formalina, peróxido de hidrógeno.

Causas y vías de transmisión.

Según las estimaciones de la OMS, más de 2 mil millones de personas en el mundo están infectadas con el virus de la hepatitis B, el 75% de la población mundial vive en regiones con una alta tasa de incidencia. Cada año, se diagnostica una forma aguda de infección en 4 millones de personas.

Una vez que el virus de la hepatitis B ha ingresado a la sangre de una persona que aún está sana, llega a los hepatocitos (células del hígado) a través del torrente sanguíneo. Replican (multiplican) el virus, que infecta un número creciente de células nuevas, y algunas secciones del ADN del virus se incorporan al ADN de los hepatocitos.

El sistema inmunológico no reconoce las células alteradas y las percibe como extrañas. La producción de anticuerpos comienza a destruir hepatocitos alterados. Así, el hígado se destruye, lo que conduce a la inflamación y la hepatitis.

La gran mayoría de las personas con hepatitis B son personas de 15 a 30 años. Entre los que murieron a causa de esta enfermedad, la proporción de drogadictos es del 80%. Las personas que se inyectan drogas tienen el mayor riesgo de infección.

Grupo de riesgo

El especialista determinará rápidamente cómo se transmitió la hepatitis B, determinando el alcance de las actividades y el estilo de vida de la persona que está siendo diagnosticada.

Objetos de la infección por virus:

  • La hepatitis se transmite desde una persona que practica sexo homosexual y promiscuo.
  • Trabajadores de la salud
  • Adictos
  • Personas que cumplen condena en instituciones penitenciarias.
  • Pacientes en hemodiálisis.
  • Recipientes de sangre.
  • Los bebés nacidos de una madre infectada con un virus.
  • Los miembros de la familia están infectados.
  • Turistas que han elegido zonas endémicas para la recreación.

Tratamiento de diversas formas de la enfermedad.

Las medidas terapéuticas para la hepatitis B se desarrollan y prescriben según la forma, la etapa y las características del curso de la enfermedad. La hepatitis B aguda a menudo se resuelve por sí sola o durante la terapia de mantenimiento destinada a ayudar al cuerpo a combatir el virus. Con intoxicación severa, se colocan goteros con hemodezom. Al mismo tiempo requiere:

  • seguir una dieta
  • realizar fisioterapia,
  • limitar el esfuerzo físico
  • Asegurar el descanso adecuado,
  • eliminar el estrés
  • Más a menudo al aire libre.

La hepatitis B aguda, que se presenta en una forma más compleja, se trata en un hospital. Primero, el cuerpo se desintoxica, para lo cual se usan enterosorbentes y preparaciones para infusión. Para la destrucción del virus, se designa la restauración del hígado y otros órganos afectados:

  • Vitaminas de los grupos C y B,
  • preparaciones de ácido ursodeoxicólico,
  • medicamentos antivirales (interferón)
  • Si es necesario - diuréticos, antioxidantes, antibióticos.

Durante todo el curso del tratamiento, también se requiere el cumplimiento de la dieta y la exclusión de la actividad física.

La hepatitis B crónica requiere un tratamiento complejo, que incluye tomar dichos medicamentos:

  • antiviral
  • desaceleración del tejido hepático esclerótico
  • inmunomodulador
  • hepatoprotector
  • multivitamínico.

La efectividad de la terapia farmacológica es máxima cuando se lleva a cabo en la etapa de replicación, cuando se produce una reproducción intensiva del virus.

La hepatitis B puede curarse completamente si la enfermedad se diagnostica a tiempo y se completa un tratamiento completo. Pero a menudo, incluso este enfoque no ayuda a deshacerse del antígeno, una persona sigue siendo portadora del virus y debe repetir las pruebas periódicamente.

Dieta de la hepatitis B

En la mayor medida, el virus afecta al hígado, la glándula más importante del sistema digestivo, que también es un participante activo en muchos procesos que ocurren en el cuerpo. Por lo tanto, durante el período de tratamiento es muy importante observar una dieta especial, dirigida a aliviar la carga en el hígado.

Las reglas de la dieta son bastante simples, pero debes seguirlas estrictamente:

  • comidas divididas, en las que la ración diaria se divide en 6-7 comidas, equivalente en valor nutricional y energético (excepto para la cena, debe ser ligera y 4 horas antes de acostarse),
  • rechazo total de las fiestas masivas con el uso de una gran cantidad de productos nocivos y alcohol,
  • exclusión del menú de platos pesados ​​picantes, salados, ahumados, grasos y otros, que incluyen verduras con un alto contenido de aceites esenciales, alimentos demasiado fríos y calientes, alcohol, gaseosas.

La base de la dieta diaria debe ser:

  • cereales
  • productos de ácido láctico
  • Aceites de primera extracción.
  • claras de huevo,
  • Cuaresma de carnes y platos de carne.

Toda la comida es solo cocida o al vapor. El valor energético del menú no debe exceder las 3500 kcal, y la proporción de BJU debe ser 1: 1: 4, de manera óptima 100 g de proteínas y grasas, 400 g de carbohidratos.

Consecuencias y complicaciones.

Para los pacientes con un diagnóstico de hepatitis B, se sugieren diferentes opciones para acciones adicionales y sus consecuencias:

  1. Someterse a tratamiento, recuperarse completamente y ganar resistencia inmune al virus (aunque con una probabilidad de seguir siendo un portador del antígeno).
  2. Permitir el desarrollo de una forma crónica de la enfermedad con complicaciones graves.
  3. Llevar el hígado a una condición que requiera tratamiento quirúrgico inmediato.

Con el tratamiento incorrecto o la falta de tales complicaciones son muy peligrosos:

  • Insuficiencia hepática, respiratoria o cardíaca aguda.
  • hinchazón del cerebro, enfermedades vasculares,
  • воспаление мышечной ткани сердца,
  • артриты, артрозы, суставные патологии,
  • желудочно-кишечные кровоизлияния, флегмона стенок кишки,
  • вторичная инфекция (гепатит D, бактериальные заболевания),
  • hepatofibrosis, encefalopatía hepática,
  • cirrosis, cáncer de hígado,
  • desenlace fatal.

Incluso la recuperación completa es relativa, ya que las manifestaciones residuales permanecen en el cuerpo, incluyendo:

  • Dismotilidad de la vesícula biliar, inflamación y mal funcionamiento de los conductos biliares.
  • síndrome astenovegetativo,
  • El síndrome de Gilbert.

En cualquier caso, un paciente recuperado con hepatitis B permanece registrado, se somete regularmente a la profilaxis y debe seguir un estilo de vida saludable con una nutrición adecuada.

Medidas preventivas

Las medidas preventivas de protección contra la hepatitis B se dividen en individuales y generales. Para reducir el riesgo de infección, usted debe:

  • llevar a cabo procedimientos cosméticos en salones controlados y asegurarse de que se realicen mediante dispositivos desechables o desinfectados,
  • no usar artículos de higiene personal que pertenezcan a otra persona y no dar a nadie lo suyo,
  • rechazar las relaciones sexuales sin protección, evitar las relaciones casuales, prestar atención a la elección de una pareja,
  • Lavarse las manos constantemente después de estar en lugares públicos, usar dinero y otros artículos de uso general,
  • vacunarse contra la hepatitis B de manera oportuna,
  • evitar el contacto con el material biológico de otra persona, especialmente la sangre,
  • Aumente las defensas inmunológicas de su cuerpo, tome multivitaminas,
  • jugar deportes, más a menudo en la calle,
  • Todos los días para airear espacios residenciales y de oficinas.
  • llevar un estilo de vida saludable.

En caso de contacto cercano con pacientes con hepatitis B, debe consultar inmediatamente a un médico para obtener medidas preventivas de emergencia.

La prevención general se lleva a cabo para identificar a una persona infectada e implica las siguientes medidas:

  • establecer la fuente de infección,
  • registro de un paciente que tenía una enfermedad,
  • Examen de todos con los que pudo contactar.

Además, se administran inyecciones de interferón a los familiares y familiares del paciente con hepatitis B. Tal profilaxis se llama pasiva. Activo es realizar la vacunación.

Vacunación contra la hepatitis B

Vacunación oportuna - la mejor protección contra la infección. Se administra solo por vía intramuscular, cualquier otro método será ineficaz.

La vacunación obligatoria se realiza según este calendario:

  • la primera vacuna se administra a un recién nacido en las primeras 12 horas después del nacimiento,
  • El segundo - a la edad de 1 mes.
  • tercero - en 6 meses,
  • revacunación - en 5 años.

La vacunación de adultos se realiza según indicaciones individuales en los siguientes casos:

  • en relación con el grupo de riesgo
  • antes de ir al extranjero

El esquema de inmunización puede ser el siguiente:

  • estándar: la primera vez, luego de 30 días y 6 meses a partir de la fecha de la primera vacunación,
  • emergencia: la primera vez, luego de 1 semana y 3 semanas desde el momento de la primera vacunación con revacunación después de 12 meses,
  • alternativa: la primera vez, después de 1 mes y después de 2 meses con revacunación después de 1 año.

Desarrollo de inmunidad al virus tras la vacunación:

  • después de la primera vacunación - la mitad de los inmunizados,
  • después del segundo - al 75%,
  • después del tercero - en absoluto.

A nivel legislativo, se aprueba una lista de personas para quienes la vacuna contra la hepatitis B es obligatoria y se lleva a cabo de manera planificada. Estos incluyen:

  • escolares, estudiantes,
  • niños que asisten a preescolar
  • trabajadores médicos que tienen contacto con tejidos y secreciones de una persona o su cuerpo (restos) que contienen información genómica,
  • Pacientes sometidos a procedimientos regulares de hemodiálisis o inyección intravenosa.
  • presos en instituciones penitenciarias (correccionales),
  • familiares de pacientes con hepatitis B crónica,
  • personas de comportamiento antisocial (tener relaciones sexuales ocasionales, usuarios de drogas, etc.),
  • Turistas que van a zonas con condiciones desfavorables para la hepatitis B.

Además, la vacunación puede ser un medio de prevención si existe la posibilidad de una infección, por ejemplo, después del contacto con material biológico infectado con la hepatitis B. La inmunización se lleva a cabo de acuerdo con el esquema alternativo anterior.

Las contraindicaciones para la vacunación contra la hepatitis B son las siguientes condiciones:

  • Alergia alimentaria a la levadura,
  • embarazo, lactancia materna,
  • tener un bebé con un período de menos de 37 semanas completas (prematuridad).

La introducción de la vacuna puede dar efectos secundarios, como regla, manifestaciones locales:

  • enrojecimiento y ligero endurecimiento de la piel en el lugar de la inyección,
  • malestar al moverse,
  • Fiebre leve con signos de resfriado.
  • erupción (urticaria), que pasa rápidamente sin tratamiento,
  • Dolor articular y muscular.

De hecho, la mayoría de las manifestaciones se parecen a los síntomas de la infección en sí, pero muy sutiles. Esto se debe al hecho de que la introducción de cualquier vacuna hace que el cuerpo transfiera la enfermedad en una forma muy leve, con el fin de desarrollar inmunidad contra ella.

Hay varias vacunas contra la hepatitis B en las instituciones médicas rusas:

  • Shanvac In (India),
  • Heberbiovac (Rusia - Cuba),
  • Euvax B (Corea)
  • Engerix B (Bélgica),
  • HB-Vax-II (Holanda),
  • Bubo-M, Bubo-KOK (Rusia).

Todos estos medicamentos son intercambiables, por lo que no es necesario realizar las 3 vacunas con la misma vacuna.

La hepatitis B viral se transmite fácilmente, se propaga rápidamente y puede no manifestarse durante mucho tiempo, lo que hace que la persona infectada sea una fuente de infección adicional. La enfermedad se acompaña de síntomas graves muy diferentes, se caracteriza por la complejidad del tratamiento y las graves consecuencias, hasta un daño hepático maligno. Todas estas circunstancias hacen que la infección sea muy peligrosa e insidiosa. Prevenir la infección y evitar posibles complicaciones solo puede hacerse con una cuidadosa atención a su salud y estilo de vida, junto con medidas preventivas oportunas, en primer lugar, la vacunación.

Tipos de hepatitis B

Es bastante difícil reconocer la enfermedad debido a su forma asintomática, que ocurre en el 50% de los casos. El curso de la enfermedad depende principalmente de su tipo. Así, la hepatitis B toma las siguientes formas:

    Rápido como un rayo. Una persona que no se ha quejado de indisposición antes, literalmente, en unas pocas horas, se produce una inflamación del cerebro y luego un coma. Es difícil salvar al paciente, ya que el virus se propaga a órganos vitales y, como resultado, puede ocurrir un paro cardíaco.

Afilado. Después de un período de incubación de hasta 180 días, el virus se adapta al cuerpo humano. En la hepatitis B aguda, el virus se manifiesta por erupciones en la piel, dolor en las articulaciones y problemas con el estómago. La piel del paciente gradualmente se vuelve amarilla. El hígado está empezando a experimentar un tremendo estrés. El virus se introduce agresivamente en el trabajo de otros organismos. La mayoría de los pacientes adultos, debido a su fuerte inmunidad y tratamiento quirúrgico, pueden resistir el virus y recuperarse rápidamente de él.

Maneras de transmitir el virus de la hepatitis B

Puede infectarse con un virus en la vida cotidiana, en el transporte público, en el hogar, pero más a menudo en los hospitales. Al mismo tiempo, una persona ni siquiera sospecha del peligro que enfrenta al entrar en contacto con los materiales de otra persona.

La infección puede ocurrir fácilmente en el hogar si una persona infectada vive con usted, y especialmente si no lo sabe. De acuerdo, rara vez prestamos atención a las herramientas que utilizamos para rellenar un diente, ya sea que la máquina de afeitar esté bien limpia después de otro miembro de la familia.

Considere cómo se transmite la hepatitis B:

  • Durante la transfusión de sangre, durante el trasplante de órganos.
  • Si usa una jeringa con otra persona.
  • Cuando el material, con mayor frecuencia la sangre, de la otra persona se dejó en los instrumentos dentales, quirúrgicos o de manicura, agujas o máquinas de afeitar.
  • Con todo tipo de relaciones sexuales, y en formas no tradicionales, el riesgo de infección incluso aumenta. El virus se encuentra en grandes cantidades en el semen.
  • Un bebé puede contraer un virus de la madre durante el parto.
  • Si utiliza una sola maquinilla de afeitar o cepillo de dientes. Sí, tales opciones no son tan peligrosas como las anteriores, pero incluso en estos dispositivos a menudo puede haber gotas de sangre.
  • Los besos pueden ser peligrosos si las parejas en la boca tienen heridas abiertas.

Es importante entender que el virus no se transmite por gotitas en el aire y por el contacto con la dermis de otra persona. Por ejemplo, en el transporte público puede infectarse solo si tiene un corte en el brazo y levanta la barandilla, donde había una gota de sangre de otra persona. El solo hecho de sostener un riel limpio no causará infección.

La infección por hepatitis B no se produce:

  1. Si alguien te estornuda o te tose,
  2. Durante el apretón de manos,
  3. Cuando te abrazas
  4. Si comes del mismo plato con algunos instrumentos,
  5. Mientras amamanta a un bebé.

Cualquier tipo de virus es hipersensible a los cambios repentinos en la temperatura del aire. Puede vivir fácilmente hasta siete días en una gota de sangre que no se ha lavado de las tijeras o los accesorios de afeitado del peluquero. Es muy importante estar extremadamente atento a los objetos con los que te atienden en salones de belleza, clínicas dentales, etc.

¿Cuáles son los signos de la hepatitis B en adultos y niños?

La infección por hepatitis B se produce muy rápidamente. El período de incubación promedio de la enfermedad es de 75 días, pero puede variar y correr de 35 a 180 días. Según la Organización Mundial de la Salud, en el 62% de los adultos infectados con hepatitis B, el virus se manifestó como síntomas vívidos solo en la última etapa.

Signos de hepatitis B en adultos

Los signos de enfermedad en los adultos a menudo no tienen un marco claro. La enfermedad se vuelve perceptible cuando el cuerpo ya ha comenzado procesos irreversibles, debido a que los órganos internos sufren. La hepatitis B en mujeres y hombres muestra los mismos signos.

Los principales signos de la hepatitis B incluyen:

  • Orina oscura. Este es un signo de una función hepática anormal: el cuerpo deja de hacer frente a su función de limpiar el cuerpo.
  • Heces de color claro.. También un signo que habla de insuficiencia hepática.
  • Aumento de bilirrubina. Este es un pigmento amarillo verdoso que se forma en el cuerpo después de la descomposición de la hemoglobina. Si su nivel es alto, significa que los procesos metabólicos en el hígado están perturbados, y este es un síntoma característico de la hepatitis B.
  • Ictericia. A menudo este síntoma aparece ya en las últimas etapas de la enfermedad. El color característico adquiere no solo el cuerpo humano, sino también las membranas mucosas. A menudo, la persona misma puede notar cambios en el color de los globos oculares de blanco a amarillo pálido, y gradualmente el color cambia toda la piel.

En el contexto de estos signos, el paciente puede crecer en el estómago y desarrollar cirrosis o encefalopatía hepática, un daño cerebral que viola su actividad.
  • Averigüe qué hacer para detectar la hepatitis B

Signos de hepatitis B en niños

En la mayoría de los casos, la hepatitis B afecta a los bebés, aquellos que han recibido un trasplante de órganos o bebés inmunocomprometidos. El virus se transmite con mayor frecuencia a los bebés a través de una madre infectada. Se encuentra en la orina, heces, sangre y saliva de una mujer. Además, los bebés se infectan con el virus durante el parto, cuando pasan por el canal del parto.

Cuando un niño se infecta con un virus, desarrolla procesos inflamatorios en el hígado, lo cual es una manifestación de un tipo crónico de enfermedad. La enfermedad rara vez se manifiesta signos brillantes, pero todavía tienen.

Los principales signos de hepatitis B en los niños incluyen:

  1. Hígado agrandado, que se produce debido al crecimiento anormal de las enzimas hepáticas.
  2. La aparición de la barriga abultada. Se produce debido al exceso de líquido que se ha acumulado en la cavidad abdominal y ejerce presión sobre otros órganos.
  3. El aumento de la bilirrubina en sangre y, como consecuencia, el inicio de la ictericia.
  4. Somnolencia, somnolencia, falta de apetito: significa que el bebé comienza a tener problemas con el sistema nervioso central, que son causados ​​por el virus de la hepatitis B.

Sucede que la hepatitis se diagnostica únicamente por signos como un aumento de las enzimas hepáticas o un aumento anormal del hígado. Esto sucede si el niño padece una forma anicérica de la enfermedad.

Principales síntomas de la hepatitis B.

Los síntomas de la enfermedad pueden ser diferentes, según el tipo. Así, en la forma crónica, los síntomas están silenciados, y para la forma aguda, una historia pronunciada es característica. Es importante no confundir la hepatitis B con otras enfermedades. Este aspecto impide el inicio rápido del tratamiento. La persona no nota las manifestaciones del virus la primera vez después de la infección, a menudo ocurren en unos pocos meses.

¿Cuál es la probabilidad de que la hepatitis B aguda se vuelva crónica?

  1. La probabilidad depende de la edad en que una persona se infecta. Cuanto más joven es la edad en que ocurre la infección con el virus de la hepatitis B, más probable es que se desarrolle una enfermedad crónica.
  2. Casi el 90% de los bebés infectados desarrollan una infección crónica. El riesgo disminuye a medida que el niño madura. Aproximadamente el 25% -50% de los niños infectados entre las edades de 1 y 5 años desarrollarán una enfermedad crónica del hígado causada por el virus.
  3. El riesgo de cronicidad en la edad adulta es de alrededor del 10%. En todo el mundo, la mayoría de las personas con hepatitis crónica se han infectado al nacer o en la primera infancia.

Los primeros signos en mujeres y hombres.

Los primeros signos de la hepatitis B:

  1. Debilidad, fiebre leve, dolor de cabeza, falta de apetito.
  2. Luego unir los signos causados ​​por la indigestión: náuseas, dolor abdominal, vómitos. El deterioro del metabolismo de la bilirrubina provoca el oscurecimiento de la orina y la decoloración de las heces.
  3. Después de que estos síntomas comienzan a desaparecer gradualmente, se desarrolla la ictericia, la correspondiente tinción de la piel y la esclerótica de los ojos.

La mayoría de los pacientes no tienen signos de la enfermedad. Por lo tanto, los médicos consideran a cualquier persona como potencialmente infectada, observando las precauciones necesarias durante los procedimientos médicos y utilizando instrumentos desechables.

Periodo anicterico

En este período, las manifestaciones específicas de la patología todavía. Los síntomas característicos de la mayoría de las enfermedades virales pasan a primer plano:

  • dolor de cabeza
  • El bienestar humano se deteriora gradualmente.
  • hay una perdida de apetito
  • letargo
  • debilidad
  • dolor muscular y articular
  • Se observan manifestaciones respiratorias (tos, secreción nasal).

La ictericia se asocia con la acumulación de bilirrubina en la sangre, un producto de la degradación de los glóbulos rojos (glóbulos rojos). Normalmente, la bilirrubina ingresa al hígado, donde se une a las proteínas y en la composición de la bilis ingresa al intestino, y luego se extrae del cuerpo.

Cuando el daño hepático, esta función se deteriora, lo que conduce a la acumulación de bilirrubina en la sangre y los tejidos blandos, debido a que este último adquiere un tinte amarillo.

Período de ictericia de la hepatitis B

Gradualmente, los síntomas pasan al periodo ictérico. También aparecen en una cierta secuencia:

  • Ocurre un oscurecimiento de la orina, el color es como la cerveza oscura,
  • La esclerótica y las membranas mucosas de la boca se vuelven amarillas, especialmente si levanta la lengua hasta el paladar.
  • Manos y piel manchadas.

A medida que aparece la ictericia, los síntomas generales de intoxicación disminuyen y la condición mejora. Puede haber dolor o pesadez en el área subcostal derecha en el sitio de la proyección del hígado. Ocasionalmente, puede haber una limpieza de las heces debido a la obstrucción de los conductos biliares.

En el caso del uso oportuno de medicamentos específicos, los síntomas desaparecen gradualmente y comienza la recuperación. Si el cuerpo no hace frente a la infección, se produce una forma crónica de patología, que a menudo se convierte en cirrosis hepática.

Forma crónica

La hepatitis B crónica se manifiesta por los siguientes síntomas:

  • mayor fatiga
  • debilidad
  • somnolencia
  • disminución del apetito
  • náuseas, vómitos,
  • hinchazón
  • Los síntomas característicos de la hepatitis B crónica, como orina oscura, ictericia, ocurren mucho más tarde que en la forma aguda.

Existen formas atípicas de la enfermedad:

  • anicterico
  • agotado
  • subclínico (casi sin síntomas),
  • leve, moderada y severa;
  • maligno

Tratamiento de la hepatitis B aguda.

  1. En las formas leves de hepatitis B, se prescribe una dieta moderada, una dieta fraccionada: 5 a 6 veces al día, reposo en semilecho (permitido salir de la cama para las comidas, visitas al baño, procedimientos de higiene).
  2. Para la hepatitis moderadamente grave, se prescribe la infusión intravenosa por goteo de soluciones para la desintoxicación. Los hepatoprotectores, los medicamentos que protegen las células hepáticas de la destrucción, las vitaminas, los sorbentes y los medicamentos que eliminan las toxinas del cuerpo, están relacionados con el tratamiento.
  3. Si se desarrolla hepatitis B grave, el paciente es trasladado a la unidad de cuidados intensivos, donde, según la afección, se lleva a cabo una terapia sintomática.

El período de rehabilitación (recuperación del daño hepático viral agudo) varía de un paciente a otro. Alguien puede curarse en unas pocas semanas, alguien puede necesitar 4-6 meses para mejorar su bienestar.

  • En general, el pronóstico para la hepatitis B aguda es favorable: la enfermedad está totalmente curada en el 90% de los pacientes.
  • En el 5-10% de los casos, mientras se mantiene el HBsAg en el cuerpo, se desarrolla una forma crónica de la enfermedad, acompañada de un alto riesgo de complicaciones (cirrosis, carcinoma hepatocelular, alteración de la motilidad de la vesícula biliar, esfínter de Oddi).

Curiosamente, la transición a la forma crónica de la enfermedad es más característica de la hepatitis de gravedad leve (anicteric, con un curso latente).

¿Cómo tratar la hepatitis B crónica?

Cuando se diagnostica hepatitis B crónica, el tratamiento es integral:

  • se usan medicamentos antivirales como lamevudina, adefovir y otros,
  • Se recetan medicamentos que inhiben el crecimiento de la esclerosis hepática, es decir, los interferones.
  • También se necesitan inmunomoduladores para normalizar la respuesta inmune del cuerpo del paciente,
  • Los hepatoprotectores son importantes para ayudar al hígado a luchar a nivel celular.
  • No puede prescindir de vitaminas y minerales.

Además, a los pacientes se les recomienda todos los días que beban mucha agua para desintoxicar el cuerpo.

Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, la terapia puede llevarse a cabo como paciente ambulatorio o como paciente hospitalizado. El médico decide si el paciente necesita hospitalización o no, individualmente, según las manifestaciones clínicas de la hepatitis y la gravedad de la exacerbación.

Para los pacientes que han sido diagnosticados con hepatitis B, hay varias opciones para el desarrollo de eventos:

  • Una persona se somete a una terapia compleja y se deshace de una infección viral, adquiriendo una fuerte inmunidad a esta enfermedad,
  • El paciente tiene una forma aguda de hepatitis B que se vuelve crónica, que puede ir acompañada de complicaciones graves para el cuerpo.
  • Después del tratamiento, el paciente se convierte en el portador del antígeno de la hepatitis B, que durante décadas no le causará preocupación. Durante 20 años, este virus puede estar presente en la sangre del paciente sin manifestaciones clínicas visibles,
  • Un paciente que no acude a un centro médico fuera de tiempo desarrolla cirrosis o cáncer de hígado, que requiere intervención quirúrgica de emergencia.

Después de completar el tratamiento, el antígeno del virus se produce en la sangre de individuos durante muchos años. Estas personas se convierten en portadoras de esta infección y están obligadas a ser examinadas sistemáticamente, así como a ser examinadas sin falta.

Dieta y nutrición adecuada.

En el período agudo, se muestra reposo en cama y dieta estricta. La dieta para la hepatitis B en el período agudo está dirigida a la preservación máxima del cuerpo con una buena nutrición. El proceso agudo requiere la observancia de la Dieta 5А, en la cual los alimentos se preparan solo molidos o bien hervidos. Las sopas se pueden hacer con verduras picadas finamente. Los platos separados se cocinan en forma al horno, pero sin una corteza pronunciada. Dieta - 5 veces al día.

En la hepatitis B crónica, la dieta nº 5 es opcional, pero vale la pena mantener un punto de referencia al hacer el menú. Los expertos dicen que en la etapa crónica es importante adherirse a una dieta saludable. Una alimentación saludable adecuada significa consumir suficientes proteínas, grasas, carbohidratos y oligoelementos saludables.

¿Qué no comer?

  • pan fresco y de centeno,
  • productos de fantasía o hojaldre,
  • mijo y todas las legumbres,
  • caldos
  • carnes grasas, carnes a la brasa, embutidos, carnes ahumadas,
  • despojos y conservas,
  • requesón crema y gordo,
  • champiñones, legumbres, encurtidos, nabos, rábanos, rábanos, coles, acederas, ajos, cebollas,
  • Frutas ácidas y altas en fibra.
  • Cacao, café, chocolate, bebidas carbonatadas.

Comida permitida

Comidas y alimentos permitidos para el uso en hepatitis B aguda y crónica:

  • el pan de ayer
  • Pastas frescas con diversos rellenos,
  • galletas, malvaviscos,
  • Sopas cocidas en agua, leche, caldo bajo en grasa,
  • jamón de pollo y salchichas,
  • De carne - pollo, ternera, carne de conejo,
  • de peces - abadejo, merluza, merluza,
  • tortillas al vapor y al horno,
  • Albóndigas y chuletas al vapor,
  • leche, productos lácteos bajos en grasa,
  • todo tipo de gachas de cereales,
  • fideos y pasta,
  • Ensaladas de verduras, vestidas con aceite de girasol o crema agria baja en grasa,
  • grasas vegetales,
  • abeja
  • Frutas y verduras al horno, hervidas, crudas,
  • Jugos de frutas, bayas y frutas no ácidos,
  • te verde

Cuando la hepatitis interrumpe el proceso de formación de bilis, se produce una alteración de la absorción en el tracto digestivo de la vitamina K y su insuficiencia. Productos que contienen vitamina K:

  • perejil
  • berros
  • albahaca
  • cilantro
  • col (brócoli, beijing, blanco),
  • raíz de apio,
  • ciruelas pasas
  • aguacate
  • Anacardos, piñones.

  1. La hepatitis B viral aguda es rara vez mortal. El pronóstico empeora cuando se mezclan infecciones con virus de la hepatitis C, D, la presencia de enfermedades crónicas concomitantes del sistema hepatobiliar, el curso fulminante de la enfermedad.
  2. En forma crónica, los pacientes mueren varias décadas después de la aparición de la enfermedad como resultado del desarrollo de su cáncer primario o cirrosis hepática.

Prevención de la hepatitis B

Para evitar la infección con hepatitis B, los médicos recomiendan seguir las siguientes recomendaciones:

  1. administre al niño una vacuna, pero con un medicamento separado y costoso, en lugar del estándar planeado.
  2. siga las normas de higiene personal; no utilice productos de higiene de otras personas,
  3. tratar de comer alimentos enriquecidos con vitaminas y microelementos, y también renunciar a alimentos dañinos,
  4. dejar el alcohol, fumar,
  5. No tomes diferentes drogas sin necesidad, porque muchos de ellos debilitan el hígado,
  6. tratar de evitar visitar salones de belleza de naturaleza dudosa,
  7. Trate de no tener un bebé en casa, en centros turísticos, etc.

La hepatitis B es una enfermedad del hígado que puede llevar a consecuencias graves para todo el cuerpo. Si experimenta síntomas desagradables, asegúrese de hacer una cita con un gastroenterólogo para someterse a un diagnóstico y un diagnóstico preciso.

Pin
Send
Share
Send
Send